• Sílvia Pérez

PRENOMIA - SÍNTOMAS DE DEPRESIÓN Y DEPENDENCIA




¡Hola! Hacía tiempo que no subía un post y es que últimamente cuento con muy poca disponibilidad así que retomo con ilusión volver a compartir con vosotros a través de las redes alguna información ligada al campo de la psicoterapia!


Estos días pretendo introducir aspectos básicos que ayuden a entender algunos síntomas psico(pato)lógicos desde la TEORÍA DEL DESARROLLO MORAL, que a mi juicio es una vertiente de lo más reveladora e interesante!


Pues bien, vamos con la primera etapa: LA PRENOMIA


Cómo sabéis, a diferencia de otros mamíferos las personas nacemos totalmente DEPENDIENTES de nuestros progenitores para SOBREVIVIR.


Es por esto que la regulación básica de todo bebé se establece en cubrir sus necesidades más primarias (comer, dormir, etc) y para ello es indispensable el adecuado cuidado a nivel material y afectivo de las figuras parentales. El criterio en esta etapa es indiferenciado, el bebé no sabe lo que necesita y son las figuras parentales quienes le ayudan a descifrarlo.


A nivel psicológico, integrar adecuadamente una regulación de la prenomia es fundamental para que el bebé en adelante desarrolle el sentimiento de seguridad y asuma la capacidad de hacerse cargo de sí mismo.


De esta manera, tanto la ausencia (desprotección) como el exceso (sobreprotección) de la adecuada satisfacción de estas necesidades, pueden derivar en graves déficits nutricionales que estén asociados con síntomas depresivos y actitudes de dependencia.


En estos casos, las personas ya adultas suelen tener grandes dificultades para detectar sus necesidades y suelen sentirse incapaces de satisfacerlas por sí mismos con lo que les lleva a adoptar una posición pasiva en espera que alguien les rescate y resuelva su malestar.


En este sentido, el trabajo psicoterapéutico tiene que orientarse a dos niveles: primero hacia el aprendizaje de la escucha y la definición de cuáles son sus necesidades y después hacia la asunción de una actitud responsable para consigo donde desarrolle habilidades y conductas de cuidado autónomo.







Esta frase de García Lorca y la canción titualada Creep de Radiohead evocan lo que podemos sentir en un estado de falta de esperanza y sensación de incapacidad, propio de síntomas depresivos y dependientes que desvelan un conflicto con la regulación prenómica.


¿Tienes curiosidad de saber qué tan bien regulada está la fase Prenómica en tu vida?

Pues te propongo una parte más práctica que pueda darte una orientación a partir de un test extraído del Libro " El proceso de convertirse en persona autónoma" de Manuel Villegas.


¿Cómo va el PROCEDIMIENTO del test?


A cada enunciado que te escribo abajo tienes que darle una puntuación en función de tu acuerdo o desacuerdo con lo que dice la frase siendo:


0 - Nunca o nada de acuerdo

1 - A veces o medio de acuerdo

2 - Siempre o mucho de acuerdo


¡Allá va!


1. A la hora de tomar decisiones me siento incapaz, necesito que las tomen por mí

2. Necesito alguien que me motive para hacer las cosas

3. En la vida me dejo llevar, tampoco tengo claro lo que quiero hacer

4. Por mucho que hagas en la vida, en el fondo todo depende de la suerte

5. Me cuesta encontrar aficiones, porque pocas cosas me motivan

6. Me siento cansado y débil sin razón aparente

7. Siempre me pasan cosas que me dificultan seguir adelante

8. Creo que tengo menos energía que la mayoría de personas de mi entorno.

9. Siento tristeza y rabia por todo lo que me han hecho. 10. Pienso que soy un estorbo para los demás.


RESULTADOS:

  • Si la suma total es inferior a 5, probablemente tu regulación Prenómica está bien integrada.

  • Entre 6 y 15, necesitas trabajarla.

  • Entre 16 y 20 sería recomendable buscar un profesional con el que tratar estos puntos.





Psicologia_Barcelona_Silvia_Perez_edited