TERAPIA   INDIVIDUAL  |   EMDR   |  PAREJA  |   FAMILIAR

  • Facebook - Black Circle
  • Twitter - Black Circle
  • Instagram - Black Circle
  • Google+ - Black Circle
  • Sílvia Pérez

Emociones II: Aprende a regularlas





¿Qué componentes tiene la emoción?


Se distinguen tres componentes:


  1. NEUROFISIOLÓGICO. Se refiere a las respuestas involuntarias que nuestro cuerpo produce a través de los cambios en el Sistema Nervioso Central y el Sistema Endocrino. Todas estas señales nos advierten de nuestro estado emocional, con lo cual es útil aprender a identificar estos cambios corporales para tomar conciencia de qué estamos sintiendo y modularlos cuando nos interese modificar su intensidad. Un ejemplo de ello es cuando sentimos miedo se activa a nivel fisiológico una aceleración del pulso, un incremento de la presión arterial y de la glucosa en sangre, la respiración se agita y las palpitaciones aumentan de velocidad.

  2. El COGNITIVO tiene que ver con los pensamientos que se activan en relación a la situación que estamos experimentando. Por ejemplo, frente a una situación que nos produce miedo pueden estar asociados pensamientos del tipo "me van a hacer daño"/ "no me puedo defender" / "estoy en peligro", etc.

  3. El CONDUCTUAL se refiere a cómo se expresa la emoción a nivel de comportamiento. Son los cambios que se producen a nivel de comunicación no verbal (expresión facial, tono de voz, postura corporal, etc) y las acciones que se llevan a cabo a raíz de sentir la emoción. Para seguir en sintonía con el ejemplo de los anteriores cmponentes, el miedo a nivel conductual se refleja en la expresión del rostro de modo que los ojos se agrandan para mejorar la visión frente a la amenaza, las pupilas se dilatan para asumir mejor la entrada de la luz, la frente se contrae... Y a nivel de movimiento se puede reflejar a través de una conducta de parálisis, una conducta de huída o una preparación del cuerpo para atacar/defenderse frente a la amenaza.



¿Cuál es el proceso biológico que hace la emoción?


Cuando una situación nos activa una determinada emoción, el cerebro hace una valoración automática en dos niveles:


  • El VIVENCIAL, que toma la información de aquello que estamos sintiendo y es importante para nosotros.

  • El RACIONAL que es con el que conceptualizamos lo que estamos sintiendo y evalúa nuestra habilidad para afrontar la situación en cuestión.


El sistema VIVENCIAL está relacionado con las áreas subcorticales del cerebro, concretamente con el hipotálamo y la amígdala. El hipotálamo es el que activa los cambios fisiológicos que se dan en nuestro cuerpo en respuesta a la emoción, como en el caso del miedo podría ser la sudoración, el aumento del ritmo cardíaco, etc. La amígdala es la que procesa la información asociándola a experiencias y recuerdos anteriores que están relacionados con la situación desencadenante de la emoción. El hecho que se active primeramente este sistema permite que la persona pueda actuar de forma inmediata, ahorrando así un despliegue de recursos mayor cuando la situación exige una rápida resolución. Posteriormente, se activan los sistemas responsables de la planificación y de la toma de decisiones. Este sistema RACIONAL tiene lugar a través de la corteza cerebral, que es la que regula de forma continuada las respuestas emocionales en la medida que también hace una evaluación del contexto, donde el cerebro está considerando la influencia cultural, las propias creencias asociadas, los modelos y mandatos familiares que han influido en esos aspectos, entre otros. Evidentemente todo este proceso es interno y no consciente, pero es importante saber que es así como funciona para darnos cuenta que son muchas las conexiones que están activándose frente a un hecho puntual y que en la medida que las podamos considerar nos dará mayor maniobra antes de actuar reactivamente. Vamos a poner otro ejemplo para que quede más claro. Pongamos como situación que el otro nos hace un comentario despectivo y a nivel vivencial experimentamos rabia. Por otra parte, a nivel racional nuestro cerebro hará las asociaciones correspondientes respecto a:


  • Las creencias que tenemos sobre esa situación. Ej: el mandato familiar recibido es que hay que evitar los problemas

  • Lo que pensamos acerca de nuestras creencias. Ej: pero esta actitud no me permite defender mi postura ante la conducta abusiva del otro

  • Las experiencias pasadas en las que nos ha pasado algo similar. Ej: cuando era pequeña un compañero se burló de mí y no supe responderle

  • El concepto que tenemos de nosotros. Ej. ahora sí soy capaz de poner límites

  • (…)


Así que nuestro cerebro está procesando toda esta información y a partir de ahí procede a la toma de decisiones, lo que nos llevará a tomar una posición determinada al respecto.


Ser conscientes de todos los elementos que están lidiando a nivel interno es lo que nos va a permitir dar una RESPUESTA a la situación en lugar de REACCIONAR impulsivamente. Para RESPONDER (no reaccionar) ante una emoción es indispensable haber hecho una valoración de la situación y haber identificado todos los elementos que están influyendo en lo que sentimos para así proceder a una toma de decisiones deliberada. Cuando sólo se está considerando lo que pasa fuera (input externo) sin tener en cuenta el engranaje que se pone en marcha dentro de mí (análisis interno) vamos a reaccionar ante la emoción de forma impulsiva y automática la cual cosa probablemente no nos permita darnos una explicación satisfactoria de los motivos que nos ha llevado a ello, con la consiguiente sensación de descontrol y posible arrepentimiento.


¿Todas las emociones, incluso las negativas, son adaptativas?


Podemos concluir que las emociones en sí mismas, tanto positivas como negativas, tienen una función adaptativa. Como estamos viendo, son señales internas que nos sirven de brújulas para orientarnos acerca de lo que nos pasa, darnos información de lo que necesitamos y activar una serie de cambios neurofisiológicos que nos llevan a tomar una serie de decisiones con la finalidad de asegurar nuestro bienestar.


En este sentido, la CONDUCTA ADAPTATIVA se da gracias a la INTEGRACIÓN del sistema VIVENCIAL con el sistema RACIONAL , que es lo que nos permite contar con una amplia información acerca de nuestro estado emocional y todo lo que está asociado a lo que sentimos, de forma que podemos regular nuestra conducta con mayor consciencia y de forma más funcional.


Por tanto, cuanto más conscientes seamos de toda la información que nos llega a través de las emociones, así como de los elementos que están influyendo en nuestra forma de ver las cosas y de comportarnos, mayor capacidad tendremos para regular nuestros estados emocionales y tomar decisiones en coherencia al contexto, a nuestra experiencia y a nuestras necesidades.


* ¡Recomendación! La película 'Inside Out' ilustra de forma muy acertada qué papel desempeñan las emociones en nosotros. Aunque es de dibujos animados, es también para público adulto.


Psicologia_Barcelona_Sílvia_Pérez.jpeg