• Sílvia Pérez

Efecto Mariposa




“El aleteo de las alas de una mariposa se puede sentir al otro lado del mundo”.

Algunos de vosotros habréis escuchado este proverbio chino que nos remite al concepto del 'Efecto Mariposa'. Este fenómeno lo planteó el meteorólogo Edward Loren en base a la idea de que dadas unas condiciones iniciales de un determinado sistema, la más mínima variación en ellas puede provocar que el sistema evolucione en formas completamente diferentes.


Este concepto ha transcendido a otras áreas de la vida, ciñiéndose al poder que pueden generar pequeñas acciones a la hora de crear grandes cambios. Hay muchas pequeñas fórmulas que generan grandes cambios y cada cual tiene que encontrar las suyas y potenciarlas.


A continuación os dejo algunas suggerencias:

  • Sé tu propio proveedor de fuentes de bienestar. Buscar y ser proveedores de aquello que nos produce placer es una forma sencilla de mejorar nuestra calidad de vida: rodéate de personas que te hagan sentir bien, mantén charlas estimulantes, potencia las emociones positivas como la alegría, la satisfacción, desarrolla actividades interesantes que las promueva como escuchar buena música, hacer excursiones en la naturaleza, ir a espectáculos, ...

  • Aumenta tus dosis de humor. Es la mejor medicina para el bienestar personal. La actitud con la que nos tomamos las cosas es de vital importancia, siempre se puede dar más intensidad a unos matices o a otros. Ponerle un poco de humor ayuda a liberar tensión y a incorporar una mirada más optimista y resolutiva.

  • La gratificación y el agradecimiento. El compartir, desarrollar actividades en comunidad, dar y recibir de forma generosa y genuina, y agradecer lo que nos ofrece de positivo todo ello es una forma de mejorar nuestra salud física, mental y emocional.

  • Promueve una comunicación asertiva. Expresa lo que necesitas y lo que sientes de forma clara y respetuosa, hablando desde el 'yo' sin caer en acusaciones, siendo concreto al exponer los hechos, estando dispuesto a escuchar otros puntos de vista y hablando directamente con las personas para evitar interpretaciones erroneas y malentendidos.

  • Disminuye el apego a lo material. Las pertenencias materiales son un despiste que, aunque puedan producir una sensación de satisfacción inmediata, en realidad no guarda relación real con el propio bienestar personal. Aprender a vivir con lo que tenemos y darle valor a las personas y otros pequeños detalles son una fuente mucho más valiosa.


Psicologia_Barcelona_Silvia_Perez_edited