TERAPIA   INDIVIDUAL  |   EMDR   |  PAREJA  |   FAMILIAR

  • Facebook - Black Circle
  • Twitter - Black Circle
  • Instagram - Black Circle
  • Google+ - Black Circle
  • Sílvia Pérez

Dependencia emocional




¿Qué es la dependencia emocional?

La dependencia emocional en una relación de pareja se convierte en un acto aniquilador del propio ser donde el concepto de amor es malinterpretado. El amor dependiente no se vive desde la generosidad y autenticidad, sino desde una relación castradora en la que se acaba renunciando a la propia identidad y autosuficiencia. Cuando hay dependencia, aparece la rendición de un mismo hacia el otro con el fin de preservar el vínculo a toda costa y con el consiguiente miedo de que éste llegue algún día a su fin.

La dependencia se entiende como cualquier adicción. No sólo se define por la apetencia y deseo hacia la pareja, sino por la incapacidad de renunciar a ella, de vivirla como imprescindible en tu vida y no poder gestionar los propios impulsos frente a la distancia. Como pasa también con el adicto que tiene que anteponer el hecho de dejar la droga a pesar de su deseo de consumir, el enamorado dependiente tiene que anteponer el hecho de cambiar la dinámica con su pareja (poner límites al control de poder, abrir espacios individuales, incluso poder separarse si hay una relación tóxica entre ambos…) a pesar de sentir lo que siente por él/ella.

¿Cómo saber si estamos en una relación de dependencia afectiva?

Algunos síntomas propios de quien está inmerso en una relación de dependencia son los siguientes:

  • Alimentar el vínculo a pesar del daño. Aún ser consciente de las consecuencias perjudiciales para la propia salud que tiene permanecer en la relación (críticas persistentes, desprecios, indiferencia...) el vínculo prevalece e incluso se torna cada vez más dependiente con el paso de los meses.

  • Síndrome de abstinencia frente a la ausencia del otro. La distancia física de la pareja reproduce como un síndrome de abstinencia propio de una adicción a sustancias, donde uno experimenta alta ansiedad al necesitar a toda costa saber del otro y/o verlo.

  • Deseo de dejar la relación sin que pueda mantenerse en la decisión. Los intentos para hacerlo no son lo suficientemente contundentes como para establecer la ruptura y se vuelve a reanudar la relación.

  • Las otras parcelas de vida se van acotando cada vez más. Las áreas fuera de la relación a nivel de desarrollo laboral, sociabilidad y ocio van perdiendo prioridad hasta centralizar todo tu tiempo y esfuerzo para estar con la pareja.

  • El bienestar que te aporta el otro se vuelve indispensable

  • Urgencia por verle y desgaste mental por constantes pensamientos que giran en torno al otro

En busca del alivio o ¿en busca de la cura?

Muchas de las personas con dependencia emocional que acuden a consulta, vienen pidiendo el alivio a través de estrategias rápidas y eficaces para no angustiarse y acabar con el apego. Pero lo importante es trabajar no sólo para el alivio, sino para la cura. Y la cura va de la mano de un proceso de transformación interna, y este proceso tiende a ser doloroso. No va de dejar de desear, sino de fortalecer el poder soltarse cuando haya que hacerlo.

Una relación sentimental saludable (no dependiente) tiene como premisa la autosuficiencia para gestionar los miedos emocionales (temor al abandono, al engaño, a no ser capaz de valerse por sí mismo, etc.) y para preservar la propia identidad dentro de la relación. Esto no implica vivir la relación desde la indiferencia, el egoísmo y el poco cuidado hacia el otro. Una relación sin dependencia también vive y nutre el vínculo afectivo desde la honestidad y el compromiso.

¿Qué podemos hacer para construir relaciones fuera de la dependencia emocional?

En el próximo artículo desarrollaré algunos de los aspectos a trabajar para construir relaciones fuera de la dependencia emocional. Os hago un adelante de algunos conceptos claves para que vayáis reflexionando al respecto:

  • Vivir el afecto sin opresión. El amor es ausencia de miedo.

  • Los '3 Autos': Autodignificación, autosuficiencia y autoeficacia.

  • Autocontrol para gestionar el deseo inmediato en pro del beneficio a medio y largo plazo.

  • Nutrición de otras áreas de gratificación personal.


Psicologia_Barcelona_Sílvia_Pérez.jpeg