TERAPIA   INDIVIDUAL  |   EMDR   |  PAREJA  |   FAMILIAR

  • Facebook - Black Circle
  • Twitter - Black Circle
  • Instagram - Black Circle
  • Google+ - Black Circle
  • Sílvia Pérez

COVID19 Y CONVIVENCIA




A pesar que la situación de confinamiento no ha sido una medida elegida voluntariamente, nos abre la oportunidad de hacer una parada en el camino, reducir las revoluciones del hacer y estar más conectados con el SER. Sin embargo, podemos anticipar que habrá momentos donde irrumpan sensaciones que vayan desde la soledad a la incertidumbre, pasando por la rabia, el aburrimiento, la ansiedad... Y si el confinamiento lo compartimos con otras personas con las que convivimos (pareja, compañeros o familia) esto puede exponernos a situaciones de tensión con ellos.

¿QUÉ HACER ENTONCES PARA PROCURAR UNA BUENA CONVIVENCIA?

La gente con mayor capacidad de templanza lo soportará, pero muchas personas tendrán dificultades para contener sus emociones. Por ejemplo, en los perfiles impulsivos es fácil que si no hay vías de escape se dejen llevar por la intensidad del momento. La posibilidad de cambiar de escenario es una ayuda para salir temporalmente del conflicto, poner perspectiva y regular las emociones activadas para así, después, retomar la situación en un momento propicio como para ser capaz de lidiar con las dificultades constructivamente. Pero con la cuarentena estos espacios de cambio de escena para reoxigenarse se limitan. Así que...



Qué otros aspectos pueden ayudar a gestionar las diferencias dentro de la convivencia sin acabar de los nervios?


✔️¡ANTICIPA! Prevé posibles situaciones de choque que pueden haber en casa. Hazte experto en detectar los patrones que te llevan a conflictos con el otro y sembrad juntos nuevas vías de gestión más funcionales. ✔️COMUNICA EN POSITIVO No des nada por sentado. Pon en común tus necesidades y ATIENDE las del otro en pro de generar un buen ambiente en casa para todos. ✔️ORGANÍZATE Y DISEÑA UNA PLANIFICACIÓN SEMANAL CONJUNTA Organiza tus quehaceres personales/laborales y comparte tus planes con quien convivas. Sugiere a los otros miembros con los que compartes convivencia que también lo hagan con respecto a sus horarios y planes para diseñar una planificación semanal conjunta. Este sistema puede ser de ayuda a la hora de clarificar cuáles son las funciones de las que cada uno asume encargarse y cómo colaborar conjuntamente para respetar los ritmos e intereses del otro. ✔️NEGOCIA LA LOGÍSTICA


Llevar las tareas del hogar y de la familia es un tema que suele generar fricciones entre la pareja y/o con los hijos así que más vale prevenir que curar. Llega a acuerdos explícitos sobre cómo desarrollar los deberes domésticos: compras, cuidado de los hijos, espacio destinado al trabajo, videollamadas con amigos o familiares. Y así os ahorraréis malentendidos y podréis sumar fuerzas para funcionar como equipo en los asuntos que os competen a todos. ✔️CONSERVA ESPACIOS INDIVIDUALIZADOS


Juntos pero no revueltos puede ser una buena fórmula para prevenir roces futuros. Respetad la intimidad de cada cual y pactad espacios de retiro en los que recargar energía. Ayudará a que el reencuentro sea más positivo.

Psicologia_Barcelona_Sílvia_Pérez.jpeg