PSICOLOGIA

BARCELONA 

  • Facebook - Black Circle
  • Twitter - Black Circle
  • Instagram - Black Circle
  • Google+ - Black Circle

¿En qué te puedo ayudar?

Deja tu consulta y te daré respuesta.

Mejorar la relación entre madre e hija

Hola, mi nombre es Raquel y mi hija adolescente y yo estamos muy distanciadas. Siempre hemos estado muy unidas pero ahora ya me ha dejado de lado para estar más tiempo con sus amigas y amigos. Su comportamiento también ha cambiado y tiene una actitud "chulesca" que nos ha llevado a discutir mucho últimamente. ¿Qué puedo hacer para mejorar nuestra relación y que sea más parecida a como lo era antes? Gracias

 

RESPUESTA  Apreciada Raquel, entiendo tu preocupación ante el cambio de actitud de tu hija y más cuando habéis tenido una relación muy cercana entre vosotras. Estos cambios son propios de la adolescencia,  una etapa evolutiva en la que los hijos empiezan a diferenciarse de los padres para construir su propia identidad. Es un proceso complejo donde los hijos necesitan explorar el mundo y las relaciones por sí solos, ganando autonomía y definiéndose como persona. En este sentido es importante que puedas experimentar este proceso desde la normalidad y desde la salud, porque es necesario y positivo que tu hija empiece a poner cierta distancia para construirse con mayor autonomía. Lo que puedes hacer tú para mejorar vuestra relación es acompañarla en este proceso, mostrando tu parte más comprensiva y estando disponible para cuando ella necesite consultarte o quiera acudir a ti. En cuanto a su comportamiento, es igualmente importante que negociés una serie de normas y reglas de convivencia en casa. En este proceso de "hacerse adulta" es necesario integrar que del mismo modo que se gana en libertad también se gana en responsabilidad y que para tener los privilegios de ser más autónoma tiene que asumir una serie de 'deberes'. Así que yo te animo a que la bandera que lidere vuestra relación sea la del diálogo, respetándole su espacio y a la vez estableciendo una serie de límites que le permitan navegar por esta etapa con margen de maniobra pero también con cierto orden. Espero que te haya podido ayudar, y en el caso que necesites más información no dudes en contactarme. Un saludo.

¿Cómo llevar una separación con hijos pequeños?

Hola, soy Maria Luisa y me estoy separando de mi marido. Tengo un hijo de 10 años y una hija de 6 que, parece que no, pero se enteran de lo que está pasando. ¿Cómo debemos llevar la separación para que sufran lo menos posible?

 

 

RESPUESTA Apreciada Maria Luisa,  Efectivamente los niños son muy perceptivos, y aunque no se hagan explícitas las diferentes situaciones, ellos son muy sensibles a detectar el ambiente emocional en casa. Por eso es importante clarificarles con naturalidad lo que está sucediendo y evitar así su confusión o dudas a las que no pueden dar respuesta. Es recomendable que les expliquéis la nueva situación conjuntamente, manteniendo el equipo de padres para que el hijo no sienta que tiene que elegir, dejando claro que es una decisión que no tiene nada que ver con ellos, que tanto papá como mamá les seguirán queriendo igual. Lo más beneficioso para garantizar menor afectación en los hijos es que, en su presencia, no habléis mal del otro progenitor y sigáis ejerciendo y facilitando conjuntamente la labor de padres, resolviendo posibles desacuerdos en privado.  Saludos afectuoso.

No sé qué hacer para salir adelante con mi pareja

Hola, mi nombre es Mara, hasta ahora nunca me atreví a escribir nada, el caso es que llevo 10 años de relación. Hace 3 años mi novio decidió romper la relación de repente porque empezó a salir con otras chicas. Yo nunca pensé en conocer a nadie pero al salir conocí a gente y un niño me abrió los ojos, me hizo sentir que valía la pena todo. El caso es que volví con mi chico porque tras encontrarnos varias veces no podíamos sentir lo que estaba claro que sentíamos. Volvimos y tras poner unas pautas estuvimos bien, el caso es que yo borré todo de ese período separados pero él... Yo me he vuelto una obsesa, muy celosa... creo que con cualquier chica podría volver a irse, de hecho si nos encontramos con alguna chica de las que salía ellas le saludan con intención de fastidiarme a mí no por supuesto. Él dice siempre que le pilla de sorpresa y no puede quitarles el saludo pero que soy la única, que me quiere solo a mí.
 

El caso es que llevamos un mes o así que es una angustia, discutimos mucho, tenemos una relación a distancia que nos vemos casi todos los fines de semana pero él no era de salir y ahora solo le apetece salir, cuando yo estoy allí él prefiere plan tranquilo... si salimos y nos encontramos con alguna de estas personas yo parece que me endemonio, dormimos separados, nos insultamos, discutimos... Luego nos arrepentimos y así ya cerca de un mes y algo. El caso es que yo no quiero perderle el parece que le dé igual. Siempre me dice “ven este viernes que lo vamos a dejar”, nos vemos y entonces todo muy bien pero entre semana otra vez lo quiere dejar y me amenaza con que lo voy a perder, ¿y yo? ¿No valgo nada? ¿No le importa de verdad estar o no conmigo? Hoy sin más me dice que se va de fiesta y a dormir solo a otro pueblo donde tiene una casa, donde siempre que hemos ido ha sido juntos, porque él siempre dice que no es de salir. ¿Y ahora? ¿Qué ha cambiado? No sé qué hacer, estoy desesperada. Encima me ha dicho que no se va a ir esta noche pero que por eso cuando vaya otra vez lo vamos a dejar. Estoy fatal, de verdad.

 

RESPUESTA  Hola Mara, lamento tu malestar y valoro tu valentía al expresar cómo te sientes y pedir ayuda. Por lo que cuentas, hacer un nuevo intento de relación de pareja os está siendo difícil, la separación comportó diversos cambios en las vivencias y expectativas de uno y de otro con respecto a la relación entre vosotros. Parece que hubierais querido seguir desde el punto en el que lo dejasteis pero eso no es posible porque han habido nuevas experiencias que os han modificado individualmente y relacionalmente uno con otro (desconfianza, inseguridad, celos, ...). Considero que sería positivo que acudieras a un psicólogo para valorar si hacer un trabajo individual que te ayude a manejarte con esta situación y decidir qué quieres hacer, o hacer una terapia de pareja en el caso que ambos estéis interesados en trabajar en pro de vuestra relación. Un saludo afectuoso Mara y que toda esta situación te permita aprender y crecer.

No amo a mi pareja

Vivo desde hace diez años con un hombre maravilloso al que no quiero. Empecé con él estando embarazada (supongo que por miedo a criar sola a mi hija) porque fue muy bueno y bondadoso dada la situación y no tuvo reparos en comprometerse. En el momento de iniciar la relación yo ya sabía que no estaba viviendo un enamoramiento pero me lo pasaba muy bien con él, me sentía amada, respetada... Supongo que quise construirme la vida que me había imaginado que tendría cuando fuera madre.

Algunas veces también pienso que aunque no me enamorara al principio, se puede sentir amor por una persona cuando te acostumbras a ella y ya no concibes tu vida sin esa persona. Tal y como ocurre en los matrimonios concertados (algunos salen bien). Mi pareja es un hombre maravilloso, es todo lo que una mujer podría desear, excluyendo su nulo control de la ira.

Ahora ya han pasado casi diez años desde aquello y la situación es diferente. Hemos pasado por muchas situaciones juntos, buenas y malas, incluyendo una infidelidad por mi parte que él me perdonó y me ayudó a ver que no podía jugar así con una persona, que si había elegido estar con él en el momento que a mí me interesaba, ahora era yo la que tenía que apechugar con las consecuencias y dejar de lado mis instintos. Eso es algo que pasó a los dos años de relación. Tardamos mucho tiempo en superarlo pero lo hicimos, él me perdonó y tras una temporada de celos y necesidad de control por su parte fue apaciguándose hasta llegar al momento en el que él dejó de sentir temor porque yo pudiera volver a hacerlo y dejó de ser tan celoso y controlador.

Pero pasa el tiempo, la niña se hace mayor y yo siento que vivo encerrada en mi propia familia. Además él tiene accesos de ira cada vez más frecuentes (nunca hacia mí) pero desagradables. Grita, rompe objetos, y a veces, es excesivamente cruel con la niña. Imita el modelo de su padre que ya murió, era muy agresivo y su madre admite que nunca fue feliz. Yo creo que mi pareja idealiza bastante la figura de su padre porque sus hermanos no tienen una opinión tan positiva.

Con todo me preocupa, y mucho, la imagen que estoy proyectando en mi hija. Ella no sabe que mi pareja no es su verdadero padre. Yo crecí sin padre y aunque agradezco a mi madre su sinceridad, lo pasé muy mal de pequeña porque nunca pude entender qué fue lo que hice para que mi padre no me quisiera y se fuera. No quise decirle que su verdadero padre no quiso hacerse cargo de ella. Así que decidimos que se lo diríamos más adelante tras la adolescencia, cuando ya fuera adulta y pudiera entenderlo y digerirlo.
Ahora yo me siento en una encrucijada: no quiero a mi pareja, pero es buen compañero de vida y no me importaría seguir con él por el bien de la niña, si consiguiera que fuera a algún tipo de terapia para el control de la ira. Aunque eso es imposible, no quiere oír hablar de psicólogos ni tratamientos, es una persona bastante reacia a todo eso. No sé si amenazarle con que o controla su ira o lo dejo, dejarlo directamente... quiero hacer lo que sea mejor para mi hija, no me importa seguir con mi pareja aunque no la quiera si con eso puedo darle una niñez feliz a mi hija, pero también me preocupa qué imagen estoy proyectando sobre ella: creo que no me gustaría que tomara la misma decisión sobre su vida. Entonces, ¿no debería cuidarme yo igual que cuido a mi hija? pero si lo hago ¿cómo afectará todo esto a su desarrollo? Ya es una niña bastante movida y nerviosa con una autoestima bastante baja y muchas inseguridades. Yo sólo quiero que ella sea feliz...

Supongo que necesito una terapia larga y compleja pero mi situación económica ahora no es buena y no me la puedo permitir. Si pudieran ayudarme a poner un poco de luz en todo este caos les estaré muy agradecida.

 

 

RESPUESTA Hola Laura, primero me gustaría destacar positivamente tu grado de consciencia y de claridad de todos los factores que hacen el engranaje que te sitúa en una situación de crisis. Ciertamente tomar una decisión de estas dimensiones no es fácil y es algo que sólo la puedes tomar tú. Quizás algo que te ayudaría pensar es, si te trasladases al futuro y echases la vista atrás, con qué decisión te sentirías más coherente haber tomado. La repercusión que tiene en el resto cualquiera de las decisiones que tomamos en la vida es inevitable, pero siempre son decisiones legítimas si para tí toman un sentido y se llevan de forma respetuosa y consecuente con los otros.

Por otra parte, para los hijos, que sus padres se separen es duro pero lo que más importante en este caso es cómo se transmite el cambio, cómo se les cuida y acompaña en este proceso desde la comprensión, y sobretodo demostrando que esta decisión no cambia nada en cuanto al amor que cada uno de los padres siente por el hijo. De hecho, lo que todo hijo quiere es ver a su madre y padre bien, al margen de cuáles sean las circunstancias, eso es la mejor apuesta hacia la salud de todos.

En cuanto a la ira de tu pareja ¿siempre ha estado presente en la relación? Si no es así creemos que es posible que manifieste el malestar de la situación que se da actualmente entre vosotros, con lo que la solución no pasaría sólo por controlarla sino por ajustar los ingredientes de vuestra relación para reparar realmente el conflicto que se da entre vosotros. Para ello sería recomendable hacer una terapia de pareja pero antes tendrías que estáis de acuerdo con apostar por la pareja. Si permanecen dudas por alguna de las partes sería recomendable iniciar un proceso individual que ayude a clarificar las propias necesidades y valorar si pueden conjugar con el mantenimiento de la relación o no.
Y para acabar, en cuanto a la paternidad de tu hija, consideramos que el que ha ejercido y ejerce las funciones parentales es tu pareja. Eso es algo incuestionable pero del mismo modo creemos que toda persona tiene derecho a saber la verdad sobre su historia. Cuándo y cómo decirlo es una decisión vuestra que creemos que sería bueno que, llegado el momento, lo hagáis los dos habiendo acordando antes cómo hacerlo y apoyándoos en equipo.

Espero que estas reflexiones y sugerencias te hayan servido de algún modo. Y en cualquier caso deseamos que, sean cuales sean tus decisiones, apuestes por incorporar los ingredientes que le doten a tu vida de mayor bienestar.

Un saludo afectuoso.

¿No sé lo que es querer o en verdad no quiero a nadie?

Hola, soy Sabri, tengo 22 años y soy mujer. Mi pregunta es por qué siento que no puedo querer a nadie, siento que no me nace ningún sentimiento de querer por alguien, ni a las personas que son mis "amigos", pero sin embargo sí puedo amar a alguien como pareja. A veces pienso que no sé lo que es querer, que nunca aprendí que significa ese sentimiento de querer a alguien, por lo mismo me costó mucho descubrir que quería a mi familia, nunca lo sentí, lo tuve que pensar muy bien para descubrirlo, y esto igual me hace sentir que soy una mala persona, que no me interesa nadie más que yo. Nunca mi familia me ha dicho que me quiere, ni tampoco han sido demostrativos, solo sé que me quieren porque me han protegido siempre y no me han hecho daño, con esto pienso que mi forma de ser con la demás gente es parte de la forma que me criaron, nunca me enseñaron a querer. Me siento mal pensando que las otras personas en este mundo se quieren, e incluso algunas me quieren a mí pero sin embargo yo no puedo ser igual, no les puedo demostrar de la misma manera nada,porque yo no siento nada por ellos, solo respeto.

 

 

RESPUESTA Hola Sabri, es muy valiente por tu parte plantearte estas cuestiones. Me faltaría más información para entender bien lo que sucede, pero el hecho que te muestres preocupada por ello pudiera ser indicador de que no se trata de una carencia de emoción, sino más bien de una dificultad para identificar, permitirte sentir y expresar la emoción. Si fuera un problema de ausencia de emoción, en primer lugar no sentirías nada tampoco en el terreno sentimental, y en segundo lugar no te supondría una preocupación. ¿A qué se debe? Como bien explicas, es probable que te haya influido el modelo que existe en tu contexto familiar respecto a la expresión de los afectos, que se transmiten a través del cuidado más asistencial. Es posible que, de este modo, necesites gran intensidad emocional para cerciorarte de que 'sientes', pues si no se da tal intensidad lo dudas porque posiblemente estés acostumbrada a situarte en las relaciones en un plano más mental, en el que la emoción pasa por el pensamiento y por tanto queda desdibujada. Poniendo un ejemplo, pudiera ser como el que está resfriado y al tener cogestionada la cavidad nasal le cuesta oler, con lo cual, en estas condiciones pasarán inadvertivos matices suaves de olores y sólo percibirá olores más intensos. Eso no quiere decir que no sea capaz de percibir todos los olores en condiciones normales, pero para ello es necesario que la cavidad quede limpia de 'impurezas', pues al disolverse podrá contactar y percibir de nuevo los olores más sutiles. ¿Y esto cómo se traduce al campo emocional? Pues primero se tendría que explorar cómo se ha ido construyendo esa barrera que hace que creas que no 'sientes' en tus relaciones fuera de la pareja, de qué manera se mantiene, y a través de darle un sentido podríamos trabajar para afinar la consciencia en el terreno relacional de los afectos.

Espero que te ayude a reflexionar y pensar sobre cómo podrías mejorarlo.

 

Please reload

© 2023 by Yoga by the sea. All rights reserved