El modelo constructivista considera al individuo un agente activo que construye el significado de sus experiencias y que intenta dar coherencia a su sentido de identidad mediante la exploración de alternativas que le sean congruentes con su historia y su modo de construir la realidad (Botella y Feixas, 1998).

 

Desde esta perspectiva entiendo el espacio de terapia como la promoción de una actividad creadora de significado más que como una corrección de supuestas deficiencias y partiendo de esta base me centro en la interpretación que hace el cliente de su propia experiencia, buscando el propósito y el significado que ha supuesto en su vida cada acontecimiento y la implicación que tiene en su sintomatología.



 

Psicologia_Barcelona_Silvia_Perez_edited