• Sílvia Pérez

Cuando ya no es útil, hay que saber dejar ir


Si el recuerdo que tenemos de una experiencia se entiende como una proyección a futuro evolutivamente útil, se vuelve lógico y le da un sentido. En la medida que el recuerdo deja de ser aplicable para predecir ese entorno, éste cambia. Y es que el organismo aprende muy veloz qué es peligroso y lo convierte en parte de su sistema de vigilancia. Pero también puede aprender, con las condiciones adecuadas, que el peligro ya no existe.


Psicologia_Barcelona_Silvia_Perez_edited